Los uruguayos rindieron homenaje a Joaquín Lenzina, «Ansina», a 200 años de la primera vez que el prócer José Artigas lo menciona en un oficio. Al acto asistieron el presidente Tabaré Vázquez, los ex-presidentes José Mujica y Luis Lacalle, el ministro de Defensa Nacional, Dr. Jorge Menéndez, el comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, ministros, autoridades nacionales y departamentales, así como figuras de la cultura y de las organizaciones de afrouruguayos.

El Poder Ejecutivo firmó el decreto que declara el 29 de octubre como una jornada dedicada a la memoria del comandante de las milicias de libertos artiguistas, Joaquín Lenzina, Ansina. En su honor, y en el de todos los integrantes del grupo de afrodescendientes liderados por él, Vázquez descubrió en esta jornada una placa que se instaló en la Plaza del Ejército, en Montevideo.

Al acto  asistieron el ministro de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, el comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, y los ex-presidentes José Mujica y Luis Alberto Lacalle, entre otras autoridades. Participaron académicos, músicos y personalidades vinculadas a las organizaciones no gubernamentales.

La jornada recuerda la carta de José Artigas a Felipe Duarte, en la que se menciona por primera vez al miliciano. El historiador Óscar Montaño subrayó que este acto hace justicia tanto a los afrodescendientes como al artiguismo. «Ansina fue leal, no fue sumiso. No fue la imagen que nos quisieron vender durante los siglos XIX y XX, en posición de servir el mate al prócer, que no lo pinta completamente como lo que fue: un soldado artiguista», señaló.

«Ansina será mucho más que un fiel servidor, será el representante de diversos grupos de descendientes de africanos que hablaban diferentes lenguas, repetía las órdenes y los mensajes del caudillo. Será inseparable compañía del caudillo en las buenas y en las malas. será una de las pocas personas que están junto a Artigas en el momento de su muerte y que acompañan sus restos al cementerio de Asunción. Junto con él, homenajeamos hoy a miles de morenos que con su esfuerzo y valor pelearon por la libertad de nuestro suelo», agregó.

«Reconocer a sus más leales servidores es para cualquier institución una obligación y para el Ejército Nacional, que tantas veces exige a sus integrantes los máximos sacrificios, inclusive su vida, esa obligación se transforma en deber moral. Es por eso que, en este día y este acto, tan sencillo como largamente esperado, cumplimos con ese mandato histórico», culminó Manini Ríos.

Homenaje a Joaquín Lenzina «Ansina»