El convenio firmado entre el Ministerio de Defensa Nacional y el Ministerio de Industria, Energía y Minería, permite no solo monitorear circunstanciales eventos sísmicos, sino actuar en caso de que sucedan.

Como consecuencia de los últimos movimientos sísmicos percibidos por la población en 2016 y 2017, se articuló un plan interinstitucional para reforzar el trabajo que ya realizaban el Observatorio Geofísico de la Facultad de Ciencias, la Dirección Nacional de Minería y Geología (DI.MA.GE.) y el Servicio Geográfico Militar.

Leda Sánchez, responsable del Observatorio Geofísico de la Facultad de Ciencias de la UDELAR, precisó que se instalaron tres sismómetros y siete acelerómetros en todo el país: Termas del Arapey (Salto); en Paso de los Toros y Tacuarembó; en Sarandí del Yi (Durazno); en la ciudad de Treinta y Tres; en Santa Teresa (Rocha); en Aiguá (Maldonado); en Montevideo, y en Paraje Minuano (Colonia).

Los acelerómetros se encuentran en Palomas (Salto); en la ciudad de Tacuarembó; en la Fortaleza del Cerro (Montevideo), y en el predio de la estancia presidencial de Anchorena, en el departamento de Colonia.

Cronología de movimientos sísmicos percibidos por la población:

1848 (sin datos de magnitud)
1888: Entre Colonia y Buenos Aires (magnitud cercana a 5)
1948 (sin datos de magnitud)
1988 (magnitud 5,2)
1990 (magnitud 2,8)
Marzo de 2016: Epicentro en Puntas de Sayago (sin datos de magnitud)
Noviembre 2016: Epicentro en Barrio San Francisco, Las Piedras (magnitud 3)
Setiembre 2017: Epicentro en Carmelo (magnitud 2,5)

Monitoreo de actividad sísmica