«No hay cuestiones azarosas cuando representamos a Uruguay bajo mandato de Naciones Unidas. Hay trabajo, preparación, respeto al mando y legislación que determinan lo que hacemos, cuándo vamos, cuándo volvemos y cuántos somos», dijo el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, en el homenaje al contingente militar desplegado en Haití. Dijo que las misiones seguirán y que no está conforme con el aporte financiero por parte de ONU.

El Ministerio de Defensa Nacional realizó un reconocimiento a los más de 13.000 integrantes del contingente nacional que finalizaron la misión operativa de paz en la República de Haití bajo el mandato de Naciones Unidas operativa desde 2004. El acto, realizado este martes 9 en el Comando General del Ejército, fue presenciado por el titular de la cartera, Jorge Menéndez, el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, y la representante de Naciones Unidas en Uruguay, Denisse Cook, entre varias autoridades militares y ministeriales.

«No hay cuestiones azarosas para este país cuando representamos nuestra bandera y nuestro pueblo bajo mandato de Naciones Unidas. Hay trabajo, preparación, respeto al mando y a la legislación que determinan lo que debemos hacer, cuándo vamos, cuándo volvemos y cuántos somos. Nuestros contingentes, desde hace muchos años, llevan adelante la política exterior del Estado, porque cuando actuamos lo hacemos por mandato país y convicción en defensa de la paz, derechos humanos, apuesta al desarrollo de zonas lejanas y acompañamiento de pueblos sufridos. Allí vamos, porque también existen esperanzas y nuestro trabajo intenta hacerlo realidad, y para eso preparamos a nuestra gente», enfatizó Menéndez.

«Seguimos creyendo que las misiones de paz son un instrumento hábil para llenar ese difícil momento que viven los pueblos que transitan entre el conflicto y la reinstitucionalización de sus naciones, así como creemos en los mecanismos internacionales, como la propia Naciones Unidas, y el cuerpo que hoy integramos, como el Consejo de Seguridad. Perfectible, tal vez sí, pero es el mecanismo que tiene el mundo», afirmó.

«Perfectible, porque no estamos conformes con lo que se aporta desde el punto de vista financiero a las misiones de paz. En un mundo globalizado y cada vez más violento que se desangra en batallas, solo el 0,5 % del gasto mundial en armamento y guerra se destina para las misiones de paz bajo la bandera de Naciones Unidas. No es suficiente y queremos más, pero eso no inhabilita a estar donde tenemos que estar y hacer lo que tenemos que hacer, y muy bien que lo hace Uruguay; hecho no fortuito es tener la presidencia del Consejo de Seguridad de ONU», valoró.

Menéndez aseveró, a quienes piensan que Uruguay participa en misiones solo por un objetivo financiero, «les decimos que no, sino que es para contribuir a la paz; se puede mostrar lo logrado y lo reconocido». «Estos mismos contingentes seguirán representándonos en el exterior, porque esa es la política de este Estado, a la cual acompañamos, pero no para cualquier misión, porque aprendimos lecciones pasadas. Aceptaremos aquellas en que el mandato genere condiciones de aceptabilidad y en protección de derechos de civiles», acotó.

El titular de Defensa recordó la memoria de ocho uruguayos «que regaron con su sangre las tierras del hermano país latinoamericano», como fueron Gonzalo Martirené, Leonardo Acosta, José Larrosa, Santiago Hernández, Néstor Morales, Enrique Montiel, José Pastor y Yiyí Medina.

«Uruguay, en términos generales, por reembolsos y dietas en misiones de paz recibe en el entorno de 50 millones de dólares anuales contando a Haití. El pago de los haberes no depende del Estado, sino de Naciones Unidas, y se logró reducir tiempo en forma importante, hubo demoras de un año y hoy estamos en pocos meses. Además, el Gobierno y todo el sistema político lograron un blanqueamiento del fondo de Naciones Unidas que antes se tramitaba en negro», informó el ministro.

Fuente: Presidencia

Descargar audio del discurso (03:31/3.23 MB)

Descargar audio del discurso (02:10/1.99 MB)

Defensa destacó trabajo de 13.000 militares uruguayos en Haití